Hay gente que siente verdadera fascinación por los números y podría pasarse horas resolviendo problemas y ecuaciones. Para otros, las matemáticas son más bien un suplicio difícil de comprender. Sin embargo, nadie duda de que el mundo en el que vivimos no podría entenderse sin las matemáticas.

La etimología de la palabra matemática remite al griegomathema, que puede traducirse como “estudio de un tema”. Se define como la ciencia formal y exacta, basada en los principios de la lógica.

Las matemáticas son una de las asignaturas más importantes y más odiadas de la escuela. Probablemente hayas experimentado dolores de barriga por ellas. Pero yo, como profe de mates, quiero que mis alumnos puedan decir “NO” a los prejuicios de esta ciencia.

Es cierto que algunos alumnos tienen facilidad para estudiar esta materia, mientras que otros que no comprenden todo a la primera, no deben sentirse condenados a ser los peores en mates durante toda su vida escolar. Al final, es cuestión de un poquito más de tiempo; y como profe, intentar ser paciente, comprensiva, amable, ayudar a mis alumnos a avanzar cada uno a su ritmo.

Son las 8:00h de la mañana y me toca clase de mates con mis alumnos de 3º ESO de Aplicadas. Lo primerísimo les transmito mucho interés por la clase que vamos a tener. Al final lo que quiero es que se involucren ellos, fomentándoles la intuición, el diálogo, favoreciendo la conversación entre todos, de forma que sean ellos mismos los que hallen las respuestas y no yo.

Finalmente quiero decir, que las mates son accesibles a todos y son de utilidad en múltiples campos. ¡A por ellas! claro que tú puedes.

Mónica Jiménez Llorente

Directora Colegio Trilema Soria

Bitnami