Mis padres eligieron este centro para ser educada en una serie de valores, los cuales llevo conmigo tanto en mi vida personal como en la laboral. Al mismo tiempo, me hace ilusión pensar que mis hijos están siendo educados en este mismo cole compartiendo esos valores tan importantes para mí.

Uno de los objetivos que trabajamos ahora en el centro es la convivencia entre alumnos para conocerse mejor y aprender juntos compartiendo experiencias en el festival de villancicos, tutorías verticales, actividades en proyectos, la tuna, Pentecostés…, adquiriendo valores importantes para su vida.

En nuestro colegio hay momentos inolvidables, momentos que marcan, que todos desde niños esperamos que lleguen, y entre todos estos momentos quiero resaltar mi vivencia en la celebración de la Tuna. Cuando llegan estas fechas los pasillos se llenan de música y color, es finales de enero y la Tuna se acerca con sus canciones y capas. Suenan panderetas y guitarras que hacen vibrar al todo el colegio. Esos recuerdos llegan a nuestros corazones y hacen que el grito de ¡Aúpa la tuna! remueva sentimientos inexplicables para todo los que ya la hemos vivido.

Al comenzar el curso de 2º de BUP todos sabíamos lo que iba a pasar, era el año de la Tuna. Yo la recuerdo como uno de los momentos inolvidables. Aprender las canciones con mis compañeros, decorar las cintas de la capa, pensar ideas para el pregón del cole, elegir una mascota…, creando un clima agradable entre los estudiantes y los profesores, haciendo partícipes de esta celebración a toda la comunidad educativa.

Va pasando el tiempo y la mayor ilusión después de muchas experiencias vividas como alumna es ver vivir la experiencia a mi hijo. Ha llegado su momento, es el año de su Tuna, momento que nunca olvidará. Son días de organizarlo todo para que su recuerdo sea tan bonito como el mío. Ya se hace mayor y mi hijo junto con los alumnos de 4º de la ESO comparten su último curso con sus compañeros y profesores, un bonito recuerdo son las cintas de la capa que se intercambian como reflejo de su amistad. Llegan los ensayos de las canciones que son momentos de convivencia en el colegio llenos de complicidad, los desafines, los olvidos de letras…, pero unos de los mejores recuerdos que siempre guardarán y cuando sean mayores recordarán con añoranza.

Ha llegado el día, sé que me voy a emocionar ya que este momento lo voy a vivir con gran ilusión al verlo pasar diciendo el pregón con sus compañeros, cantando sus canciones y moviendo sus coloridas capas.  ¡VIVA LA TUNA!

Sandra Alonso Beltrán

Maestra de Educación Infantil

Bitnami